Te interesa: El sueño, ¿es importante en la dieta?

En una dieta cualquier factor es importante, de los cuales, la actitud de uno mismo, el ejercicio, la alimentación equilibrada y, como no, el descanso son los más destacables.

Las horas de sueño son bastante significativas y puede influir muchísimo en la dieta que estemos llevando. Si dormimos menos horas de las que debemos, el cuerpo estará más cansado y necesitará recuperar toda la energía que no ha regenerado durante la noche. Esto puede provocar un aumento de apetito de manera considerable desarrollando un alto riesgo de aumento de peso.

En cambio, si dormimos nuestras siete u ocho horas el cuerpo iniciará el día con toda la energía necesaria sin necesidad de “pedir” más alimento del preciso, lo que nos ayudará a mantener nuestra línea y no estaremos tan cansados, evitando así el sedentarismo.

Factores a tener en cuenta que nos pueden ayudar o perjudicar en el sueño: 

Positivos:

  • Mantener un horario adecuado de comida donde se cumplan las 5 tomas diarias (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena).
  • Cena ligera. Se puede incluir en la cena un lácteo, huevos por su alto aporte en triptófano, evitar las grasas en exceso y tomar verduras o cereales integrales por su gran contenido en magnesio, nos ayudará a relajarnos y a dormir mejor.
  • Consumir alimentos ricos en minerales, calcio y magnesio que ayudarán a mejorar las conexiones nerviosas.

 

Negativos:

  • El café, la coca cola o el té debemos evitarlos, sobre todo a partir de las siete de la tarde, porque afectará a nuestro sistema nervioso.
  • Cuidado con las especias que pueden provocar molestias en el estómago, sobre todo por la noche.
  • El alcohol, que puede alterar nuestro sueño.
  • Evitar comidas muy pesadas o con mucha grasa, en especial en la cena.