Te interesa: Fin de vacaciones, ¿cómo recuperar nuestro peso?

Este verano ha sido un poco atípico, no hemos dejado la mascarilla en ningún momento, pero lo que nunca cambia son esos kilitos de más que solemos coger en vacaciones. ¡No falla! Nos relajamos más, que si un heladito de paseo o una cervecita bien fría en una terraza a la sombra.

Y llega septiembre y empezamos a pensar en el nuevo curso como si del año nuevo se tratara. Unos preparan la vuelta al trabajo, otros el material escolar de sus hijos… y cuando te subes a la báscula te das cuenta que has traído unos kilos extras dentro de tu “maleta”.

¿Qué podemos hacer para volver a entrar en nuestros vaqueros? Te damos las claves para depurar nuestro cuerpo:

  • Lo primero que debemos hacer es seguir una rutina, volver a ponerte horarios, organizarte y empezar a hacer cinco comidas diarias junto con algo de ejercicio, hay que aprovechar el buen tiempo aún. Es muy importante este punto porque así mantenemos activo nuestro metabolismo y es más fácil la quema de grasas.

  • A continuación, tenemos que cambiar nuestros hábitos alimenticios y volver a consumir muchas verduras y hortalizas, mejor al vapor, acompañadas de proteína a la plancha tanto en la comida como en la cena. ¡Verás qué cambio!

  • Bebe mucha agua. ¡Muy importante! El agua nos va ayudar a eliminar toxinas, a hidratarnos y a saciarnos controlando la cantidad de comida que ingerimos. También puedes tomar infusiones naturales como el té verde o té rojo.

  • Realizar algo de ejercicio. Nadie dice de correr una maratón pero si volver a planificar tiempo para hacer un poco de deporte, ya sea correr, andar intensamente, montar en bici o patinar. Hay que aprovechar aún el buen tiempo y con 30 minutos al día está genial para volver a la rutina.

  • Comidas fuera de casa, ¡sin abusar! Si tienes que comer en el trabajo es mejor llevarte un tupper sano hecho en casa que comer de restaurante. Un día se puede pero no todos. Te puedes hacer pasta integral o verdura y algo de carne o pescado en salsa. Para media mañana o tarde llévate un puñadito de frutos secos o dos lonchas de jamón de york con una pizca de pan integral en vez de acudir a por dulce o salados a las máquinas de vending.

  • Y si un día sales a comer fuera o a cenar, intenta evitar los platos más grasos o fritos y pide cosas a la plancha, ensaladas… y ojo con el alcohol, que son calorías vacías.

¡Ánimo con la vuelta a la normalidad!