Blog

Técnicas para no comer por ansiedad

in Consejos, Te interesa, Te lo proponemos 8 de junio de 2022

A menudo nos enfrentamos al reto de gestionar nuestra ansiedad, y lamentablemente no siempre estamos preparados para saber hacerlo correctamente.

El primer punto importante sería entender qué es y cómo se comporta la ansiedad. La ansiedad es una reacción del cuerpo para cuando este se siente en peligro. Sin ansiedad, no echaríamos a correr al ponernos delante de un león. La ansiedad no es por tanto nuestra enemiga, sino tan sólo una emoción más, que, como todas las demás, hay que dejar salir. Cuando comemos por ansiedad lo estamos haciendo para acallar esa emoción y no debería ser así. Gestionar la ansiedad en un momento en que te encuentras ansioso no es nada sencillo, por eso hoy os traemos un post para daros algunos consejos y anticiparos un poco a esa ansiedad, para evitar que nuestro cuerpo se sienta en peligro injustificadamente y reaccione de esa manera. ¿Estás listo?

  • Come poco y a menudo. Estamos acostumbrados a saltarnos comidas, o a hacerlas de manera desorganizada, en distintos horarios, cantidades según apetencia, etc. Sin embargo, el ser humano funciona a base de rutinas. Está comprobado que, desde niños, tener una rutina nos mantiene mas calmados y estables. Acostumbra a tu cuerpo a saber que va a recibir alimento suficiente, adecuado y apetecible cada tres horas. No te saltes comidas y haz de todas ellas una rutina. De esta forma tu cuerpo dejará de sentirse amenazado por no saber cuándo volverá a comer. Después de unos días practicando esto, observarás cómo dejas de querer comer de manera compulsiva a cualquier hora.
  • Busca nuevas actividades. Nos hemos acostumbrado a llevar vidas en las que tenemos pocas estimulaciones, y nos hemos acostumbrado a buscarlas en la comida. Muchas de nuestras actividades sociales van ligadas a comer. Necesitamos encontrar hobbies y actividades que nos hagan sentir bien en casa y fuera de ella. Encontrar un deporte que nos guste, ordenar los álbumes de fotos atrasados en casa, restaurar muebles, la lectura… Hay un sinfín de actividades al alcance de todo el mundo que pueden estimularte y mantenerte ocupado y satisfecho cada día.
  • Mantente hidratado. Cuando aparece una crisis de ansiedad por algún motivo justificado, uno de los síntomas es tener la boca seca. Por eso debemos mantenernos hidratados, evitando esa sequedad, así nuestro cerebro no lo relacionará con la ansiedad. Además la hidratación es buenísima y nos aporta otros muchos beneficios para nuestro bienestar global.
  • Respeta tus horas de descanso. Dormir es fundamental para el buen funcionamiento hormonal. El sueño reduce los niveles de cortisol y es importante mantener esta hormona baja, ya que si está alto aumentará nuestro estrés y por tanto subirá nuestra ansiedad.
  • Toma consciencia. Cuando te sientes a comer, hazlo desde la consciencia, disfruta de ese momento y date ese tiempo para ti. De la misma manera que disfrutas de una ducha o de maquillarte o arreglarte para salir. Son rutinas que te dedicas, y comiendo debes hacer lo mismo. Te recordamos el post sobre alimentación consciente para que recuerdes qué pasos seguir.

Integra estas rutinas en tu día a día y comprueba cómo puedes anticiparte a la ansiedad y, de esta manera, evitar comer sintiéndote ansioso.