Blog

Cuida tu piel.

in Consejos, Te interesa 16 de junio de 2022

Llega el verano y con él los ansiados rayos de sol que tanto hemos echado de menos durante el invierno. Llega la época del calor asfixiante y la necesidad de refrescarnos en la playa o en la piscina embadurnados de crema solar para proteger nuestra piel de los rayos UVA.

Este es un patrón que se repite cada año, solemos acordarnos de cuidar nuestra piel sólo en verano y sólo cuando vamos a refrescarnos dándonos un chapuzón, sin embargo la mitad de los tumores que se diagnostican en el mundo son de cáncer de piel, por lo que actualmente se trabaja para concienciar de que los cuidados que le hacen falta a nuestra piel no empiezan en el bordillo de la piscina o en la orilla de la playa, sino que podemos hacer mucho más por ella.

Y como siempre que hablamos de cuidarnos, aparece la alimentación como la base de todo los cuidados y es que ya se sabe que «somos lo que comemos». Pero, ¿qué debemos comer para cuidar nuestra piel y ayudar a prevención y tratamiento del cáncer de piel?

  • Vitamina A: Podemos encontrarla en la zanahoria, la calabaza, el tomate, el mango, el melón, la lechuga, el cilantro, las acelgas, etc. La vitamina A ayuda a reparar y proteger las lesiones de la piel.
  • Omega 3: Los ácidos grasos como el Omega 3 se adhieren a la piel y la protegen de la radicación solar. Para aumentar tu consumo de Omega 3 puedes recurrir a pescados azules como el salmón, semillas como la chía, el aceite de oliva o el aguacate.
  • Fibra: El consumo regular de fibra ayuda en la prevención del melanoma. Sólo en España se diagnostican 4000 casos al año de este tipo de cáncer.
  • Alimentos azules o morados: son los frutos rojos, las uvas, la lombarda… estos alimentos contienen un fotoprotector que protege nuestra piel de los impactos de la luz del sol.
  • Vitamina E: Podemos encontrar esta vitamina en las semillas de girasol o en los frutos secos y sirve para combatir los radicales libres (moléculas) que se forman en torno a nuestra piel después de haber estado en contacto con la radiación solar. Estos radicales libres son los que deterioran las células humanas, por lo que la vitamina E resulta de gran ayuda.

Además de la alimentación, el cuidado de nuestra piel requiere de mucha concienciación y prevención, por lo que os recomendamos tomar en cuenta los consejos que la OMS nos da.

Sólo tenemos una piel, y es nuestro mejor vestido, ¡cuídala!